sábado, 3 de enero de 2015

La Cristiada ( Guerra de los Cristeros ) Pelicula completa




La Guerra Cristera (también conocida como Guerra de los Cristeros o Cristiada) en México consistió en un conflicto armado que se prolongó desde 1926 a 1929, entre el gobierno de Plutarco Elías Calles y milicias de laicos, presbíteros católicos que resintieron la aplicación de legislación y políticas públicas orientadas a restringir la autonomía de la Iglesia católica. La original Constitución mexicana de 1917 establecía una política que, lejos de separar al Estado de la Iglesia, negaba la personalidad jurídica a las iglesias, subordinaba a éstas a fuertes controles por parte del Estado, prohibía la participación del clero en política, privaba a las iglesias de su derecho a poseer bienes raíces, desconocía derechos básicos de los así llamados "ministros del culto" e impedía el culto público fuera de los templos. Tras un período de resistencia pacífica un número de escaramuzas tuvo lugar en 1926. Las rebeliones formales iniciaron el 1 de enero de 1927 en el centro y occidente del país. Estos rebeldes fueron conocidos como cristeros ya que peleaban bajo el lema "Viva Cristo Rey".
Algunas estimaciones ubican el número de personas muertas en un máximo de 250 mil, entre civiles, efectivos de las fuerzas cristeras y del Ejército Mexicano

 


Drama romántico ambientado en la época de la guerra cristera en México.

Director:Raúl de Anda

Actores: Sara García, Luis Aguilar and Eduardo Arozamena.


La Ley Calles 

Hay que mencionar que la Ley Calles es una modificación al Código Penal9 en 1926 por el Presidente Plutarco Elías Calles, para limitar las manifestaciones religiosas con el fin de contar con instrumentos más precisos para ejercer los controles que la Constitución de 1917 estableció en el Artículo 13010 como parte del modelo de sujeción de las Iglesias al Estado. Estos instrumentos buscaban limitar o suprimir la participación de las iglesias en general en la vida pública, pero dadas algunas características de la legislación, en algunos estados se llegaron a establecer leyes que obligaban a que los ministros de culto fueran personas casadas11 y se prohibía la existencia de comunidades religiosas, además de limitar el culto religioso únicamente a las iglesias, así como prohibir el uso de hábitos fuera de los recintos religiosos.12 "Escena de Viernes Santo en pleno siglo XX", del archivo del Presbítero mexicano Jesús María Rodríguez †. La ley reglamentaria del 130 constitucional facultaba, siguiendo el dictado de la Constitución, a los gobernadores de los estados de la República a imponer cuotas y requisitos especiales a los "ministros del culto". Tal fue el caso de los gobernadores más radicales, como Tomás Garrido Canabal del estado de Tabasco quien decretó normas que iban incluso más lejos, pues obligaban a los "ministros del culto" a ser personas con estado civil de casados para poder oficiar, mientras que en estados como Chihuahua se pretendió forzar a la Iglesia católica a operar con un número mínimo de presbíteros, mientras que en Tamaulipas se prohibió oficiar a los sacerdotes extranjeros. En 1925, con apoyo de la CROM se creó la Iglesia Católica Mexicana, dotándola de edificios, recursos y medios para romper con El Vaticano.13 Confrontada con esta situación, la Iglesia intentó reunir dos millones de firmas para proponer una reforma constitucional. La petición de los católicos mexicanos fue rechazada. Los católicos llamaron y realizaron un boicot para no pagar impuestos, minimizar el consumo de productos comercializados por el gobierno, no comprar billetes de la Lotería Nacional, ni utilizar vehículos a fin de no comprar gasolina. Esto causó severos daños a la economía nacional, al tiempo que sirvió para que las posiciones de distintos grupos dentro de la propia Iglesia católica en México se radicalizaran.


Cristeros de San José de Gracia, Michoacán, al centro con sable Anatolio Partida, a la derecha, Honorato González


Los Cristeros

La radicalización hizo que en zonas de los estados de Guanajuato, Jalisco, Querétaro, Aguascalientes, Nayarit, Colima, Michoacán y parte de San Luis Potosí al igual que Zacatecas, en la Ciudad de México, y en la península de Yucatán creciera un movimiento social que reivindicaba los derechos de libertad de culto en México. La dirigencia del movimiento, cercana pero autónoma respecto de los obispos mexicanos, creyó viable una salida militar al conflicto. En enero de 1927, empezó el acopio de armas; las primeras guerrillas estuvieron compuestas por campesinos. El apoyo a los grupos armados fue creciendo, cada vez se unían más personas a las proclamas de ¡Viva Cristo Rey! y ¡Viva Santa María de Guadalupe! lanzadas por quienes fueron conocidos como los cristeros. El origen del sustantivo cristero es disputado. Hay quienes consideran que fueron ellos mismos quienes utilizaron el nombre primero para identificarse, pero hay investigadores del fenómeno, como Jean Meyer, quienes consideran que, en sus orígenes, era una expresión despectiva, usada por agentes del gobierno federal, derivada de cristiano. En todo caso, los que se conocían como cristeros fueron capaces de articular rápidamente una serie de descontentos locales con las consecuencias de la Revolución Mexicana, así como de aglutinar en torno suyo a grupos que, por distintas razones, se oponían a lo que ya para entonces se conocía como el "Grupo Sonora", nombre creado por el origen sonorense de los presidentes Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles. No sólo eso, la Cristiada, como también se le conoce, logró un uso muy eficaz de símbolos religiosos profundamente arraigados en las prácticas colectivas en México como la Virgen de Guadalupe.



Mundo Maya






El mito de la creación de los mayas

El Popol Vuh narra la historia de la creación de los mayas, las hazañas de los gemelos héroes.




Los primeros mayas establecieron comunidades sedentarias en las regiones de la costa pacífica alrededor del 1800 AEC. Para el 250 EC, los mayas habían desarrollado una civilización vibrante que consistía de numerosas ciudades estados independientes, incuyendo los conocidos centros ceremoniales de Palenque, Tikal, Copán y Calakmul. Hoy la tierra de los mayas alberga miles de yacimientos arqueológicos, la mayoría de ellos aún no han sido explorados. Muchos de estos yacimientos antiguos están rodeados por pueblos mayas contemporáneos que han estado activamente poblados por varios cientos de años. La tierra natal de los mayas continúa influyendo su cultura y la visión del mundo de los mayas.









Las personas alrededor del mundo continuamente llevan la cuenta de las fechas importantes para ellos y sus comunidades usando calendarios. Los cumpleaños cuentan el número de veces que la Tierra ha dado la vuelta al Sol desde el nacimiento de la persona. La celebración de los cumpleaños o aniversarios es también un tipo de calendario solar. Los calendarios son cíclicos y las personas que entienden los ciclos naturales del Universo son atentos contadores del tiempo. Los mayas eran astrónomos destacados y desarrollaron calendarios basados en los ciclos del Sol, la Luna y el planeta Venus. El Haab, el Tzolk’in, la Rueda Calendárica y la Cuenta Larga son los componentes más estudiados y mejor entendidos del complejo sistema de calendario maya. Los calendarios mayas sirven una variedad de propósitos, tanto prácticos como ceremoniales. Los mayas registraban eventos importantes en su historia usando fechas de calendario escritas en números y jeroglíficos. Algunas de estas fechas describen eventos míticos que abarcan muchos miles de años.



 Fuente :www.si.edu